martes, 27 de septiembre de 2011

Vivir a fondo el vacío, los vacíos




He visto como mi vida
la he convertido en un desierto creciente.
Un desierto con una aridez que mata
con tempestades de arena que asfixian.

He experimentado el lado oscuro de la vida,
ese vivir desencantado y triste,
en medio de ese mar bravío
que prontamente me ha transformado
de navegante a un desesperado náufrago.

He visto y estoy viviendo bravamente
esta experiencia de vacío y de ausencia.
Algo me falta que me impide el descanso,
algo he perdido que me mueve a buscarlo.

Estoy amordazado y anulado
por una manta negra que alguien me ha tirado.
Estoy en manos de un torturador interior
que me  lleva y me deja en la estación del abandono.
Allí olvido mis mejores esperanzas
y bebo del agua podrida que me obliga el pesimismo.

Estoy viviendo la ausencia de sentido,
de relaciones afectuosas, de vínculos sanadores.

Estoy en la noche y en medio de mi propio desierto.
Como sonámbulo trato de salir dignamente
que no se noten que mis ojos han llorado,
que no se vean mis pies trastabillando,
que no muestre mi corazón huérfano de sueños.




Rubin Aibed Ciple ... un sobreviviente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.