domingo, 3 de abril de 2011

Sexo compro, sexo vendo




Si, hace tiempo que el sexo se ha convertido en mi vecino lejano.
Tanta pastilla, tras pastilla, que me han adormecido la memoria,
el ánimo, mi carácter rebelde... y eso también.

Si hace tiempo que he bajado mi ritmo productivo
ya no tengo esas gana que tenía al bajarme de los 30,
hoy hacerlo resulta un triunfo y una batalla.

Es raro, cuando veo que todo es sexo y que todo se vende con sexo.
Un poto vende mucho más que cien buenas razones.
Todo está sexualizado, ya es tiempo de cortarla ¿o no?

¿Qué hacer si se que es tan bueno hacerlo?
Seguiré por la huella contando margaritas
y cantando ese terrible estribillo de los Prisioneros:
sexo compro, sexo arriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.