martes, 12 de abril de 2011

Este eterno domingo


Estoy metido en medio de un largo domingo
sólo y tirado en mi sofá
mirando al edificio del frente
por si se abre una ventana
y me saluda una mano solidaria.

Poco me importa que sea desconocida,
pero mano al fin que me salude.

Miro y remiro y en medio de tanta ventana
aparece una mancha que se mueve,
un tipo tan gris y solo como yo.

Lo veo apoyado en su balcón,
pequeñito y casi como en un lejano televisor.

Me parece que habla por teléfono
o aparenta hablar para que no vea su soledad.

¡Oye estamos solos y solos y solos!
Tu casa y la mía son pequeños desiertos
confortables, plastificados y llenos de vida ligth.
Pero desiertos de abrazos y besos,
desiertos de flores que se plantan y mueren
no como estas dibujadas
que he sembrado por todas mis paredes.

Este domingo miro y remiro
desde mi ventana abierta y sola
nadie quiere entrar por ella
hasta los feroces ruidos se han marchado
¡Y qué decir de mis esperanzas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.