sábado, 5 de marzo de 2011

¿Y DE DONDE MIERDA ESTA DEPRE?

No recuerdo cuando conocí a esta señora,
Una noche me tomó poquito a poco hasta poseerme.
Una noche de hace unos cuantos años.
Ha pasado tiempo y no me ha soltado.

Pensé que sería pasajera, manejable, dominable.
No fue así, hoy veo que no fue así.
Es una enfermedad que estrangula
que me oprime como a un limón podrido,
no me deja fibra sin estrujar y estrujar.

Por la noche, cansado, viene otra tortura:
dormir, reptar en la cama como serpiente ciega.
Por la noche, agobiado, otro desafío:
cerrar los ojos externos, los párpados
y rogar para poder los ojos internos,
esos que siguen observando mi día,
trayéndome como sipnosis de películas
lo que hice, porque no lo hice
y lo que es peor, porque lo hice.

Cerrar los párpados y apagar la noche,
no es tan compleja,
pero cerrar esa mirada interna,
es una lucha de gigantes,
un pobre depre como yo,
tratando de gobernar y silenciar
mis propios discursos internos.

Hoy veo que esto no era pasajero,
que no era dominable ni manejable.
Estoy metido en la tormenta
cobijado bajo una breve esperanza
de que saldré de esta oscura ruta
y cubierto de una tempestad de dudas
que me hacen ver lo pequeño
que este este pobre petulante
soberbio de mierda que se lo comen
sus propios pensamientos y fantasmas interiores.

No era pasajera esta depre,
hoy yo soy su pasajero en un viaje que no acaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.