viernes, 11 de marzo de 2011

¡ULTIMA HORA, TERREMOTO!





TERREMOTO Y MAREMOTO EN JAPON
Este 11 de marzo un terremoto de 8,9 grados en la escala Richter
que azotó la costa noreste de Japón ha provocado
enormes pérdidas humanas y materiales.
Es el peor sismo en los últimos 140 años de Japón
que lo ha sembrado de muertos, edificios hundidos,
autos amontonados, incendios y fierros retorcidos.
Sendai, Osaki, Miyagi, Tokio son hoy ciudades de rostro agónico.
¡Que recuerdos se asocian entre ellos e Hiroshima y Nagasaki!

¿QUÉ ES UN TERREMOTO?
Su etimología viene del latín: terraemōtus, movimiento de la tierra.
Es un movimiento de la corteza terrestre provocado
por tensiones que se fueron acumulando largamente
y que de pronto se liberan por las fallas geológicas
o por la incendiaria actividad volcánica.

SISMOS Y TERREMOTOS
Para que un movimiento de la tierra sea catalogado como terremoto
debe cumplir con tres condiciones: intensidad, magnitud y aceleración.
La intensidad la sacudida que provoca en edificios, personas y el terreno.
La magnitud es la medida que se le asigna de acuerdo a una escala: Richter.
La aceleración es la dirección y sentido con que llegan las ondas.

EL TERREMOTO EN MI VIDA
Escribo en este sitio únicamente para que aquello que estoy viviendo
pueda servir a otros a entender lo que personalmente tanto me costó.

He vivido enormes terremotos familiares, laborales, espirituales,
económicos, relacionales, pasionales, mentales y físicos.

Hoy vivo en lucha con la olas diversas de este maremoto
que es mi depresión rebelde, sorda, cruel y constante.

Un terremoto es un movimiento brusco,
loco, inesperado, histérico de la Tierra, de mis espacios
que nos mueve el piso y pone a prueba
toda nuestra capacidad de equilibrio y respuesta.

¿NO ES ESO LA EXPERIENCIA DE LA DEPRESION?
La depresión como un terremoto entra y explota en mi vida
poniendo a prueba mis fundaciones y bases esenciales.
Atenta contra las débiles estructuras
que he construido y las relaciones que me sostienen.
Me desmorona los pocos soportes que me contenían y me protegían.

TERREMOTOS DE LA VIDA
Las angustias y conflictos que vivimos en la vida cotidiana
también se podrían medir por la influencia y daños que nos provocan:

Intensidad: el daño que ME provocan y QUE provocan a otros,
es el zamarreo emocional, la sacudida afectiva.

Magnitud: el tamaño de su fuerza y el impacto en las relaciones,
es la medida que SIENTEN los afectados y la PROPORCION del daño.

Aceleración: La carrera, la dirección hacia el impacto,
la rapidez con que se difunde la desgracia y los juicios negativos.

¿TU QUE PIENSAS? ¿UN POCO LOCO ESTO?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.