jueves, 10 de marzo de 2011

¡MALDITOS SEAN TUS HABITOS!

Hábitos aprendidos en la soledad, nos llevan a la soledad,
no la que hace crecer, sino a la egoísta, yoísta


He llegado a una conclusión de niño:
mucho hábitos me han hecho crecer y eran necesarios,
otros no tenían nada malo, pero eran innecesarios.
Algunos eran buenos y necesarios
pero nadie, nadie se preocupó de entregármelos
(Y yo tampoco hice nada por crearlos).
Otros son definitivamente negativos e innecesarios.


Por otra parte ¿esos buenos hábitos eran tan "buenos"?
¿En qué momento en la huella de mi vida
se fueron transformando en rutina, orden,
exigencia y cumplimientos enfermizos?


Creo que los hábitos que me enseñaron

son buenos por cierto, no me cabe duda.
¿Pero al final de mis tiempos
puedo decir que los vivía con agrado y libre opción?

Da el asiento a la señora,
elige la fruta más pequeña,
da las gracias, lávate las manos,
peínate ese pelo desordenado,
primero permite el paso a los ancianos,
lávate los dientes por lo menos cuatro veces al día,
consume frutas cada día... pero antes lávalas.

Si, me inyectaron hábitos que pasivamente asimilé.

Con el tiempo se fueron haciendo más exigentes
y sacaron su rostro autoritario y restrictivo:

no te pares de la mesa sin pedir permiso,
no hagas ruido al comer,no robes,
no mires a mujeres si estás casado,
no pongas los codos en la mesa,
no muestres tu pena más de lo necesario,
no descuides tu trabajo, no pierdas tiempo,
no piensen en la oficina, simplemente obedece,
no discutas, cumple la orden de tu superior,
no te atrevas a cambiar una coma...

También el libre mercado gentilmente
había pensado en mi y me entregó un manual
que al abrirlo me daba la bienvenida
al club de los agresivos ganadores con un título maestro:
¡Avívate gil, compite, gana y sobrevivirás!

Luego los grandes economistas transformados en gurús
me programaban en elegantes conferencias
de muchos importantes hombres y mujeres.

Jugaban a gobernar el mundo desde sus escritorios:
demuestra lo que sabes para que te asciendan
se competitivo y productivo, te pagarán más,
consume productos de marca y de moda,
vive en un barrio que cause admiración,
cambia el auto cada dos años...
te dan estatus y prestigio en el trabajo.
Si son caros no te preocupes, trabaja más...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

OPINA, REGÁLAME TU OPINIÓN, ASI NOS SANAMOS TODOS.